logo@2x

EL «EGO» ES INOCENTE, LA MENTE TAMBIÉN , DEJEMOS YA DE MALTRATARLOS Y LIBERÉMOSLOS DE TODA CULPA

Desde que la noción de «ego» llegó a occidente surgieron propuestas que hablaban de «matar el ego» como vía de liberación. Después también surgieron escuelas que hacian lo mismo diciendo que había que matar a los «personajes» que habíamos creado y que todo era un personaje, si querías decirle a alguien que no era auténtico , despreciarle, desautorizarle o decirle que era un cobarde autoengañado solo tenías que decirle «eso es un personaje que has creado» lo que producía una autonulación muy fuerte en las personas de la misma manera que cuando una persona se autojuzga diciendo que lo que va hacer o decir es del ego y al final sufre más y se resiente su libertad y su espacio interno para respirar y vivir. No se trata de matar personajes o de no hacer nada egoico sino en abrazarlo y verlo con inocencia y todo lo que no tenga sentido irá cayendo de manera natural ante el embelesamiento del amor que todo lo acoge.

El «ego» se volvió una especie de «chivo expiatorio» el que echarle la culpa de todo lo que nos pasa o creemos que nos pasa. Se le demonizó y condenó y se hizo una férrea división entre lo que es egoico y lo que es espiritual fragmentándonos aún más. Incluso surgieron corrientes que hicieron de la visión no-dual una religión dogmática antidualista.

Para abordar el tema podríamos definir el «ego» como un programa que opera en la vivencia de dualidad. Podríamos este sentido hablar de «mente egoica» , refiriéndonos a la noción de «mente» como se usa coloquialmente cuando se habla de las voces (vibraciones) que aparecen en el espacio mental para diferenciarla de lo que sería la Mente con mayúsculas, también llamada Mente Divina, Consciencia Cósmica o Universo. La mente sería como una subdivión individuada del tejido ilusorio de «maya» que acontece y filtra la Mente Creativa o para dejarnos de «identidades» podemos hablar directamente de Creatividad o Amor expandiéndose eternamente. Al no considerar el «ego» como algo separado de nosotros sino como una identidad ilusoria podemos verlo como un sistema operativo que cree que en su supuesta separación del Todo tiene que defenderse de él y a la vez procurar no dañarlo, de ahí provienen las nociones y sentimientos de culpa, miedo, desconfianza que nos maneras en las que el ego nos ofrece protección, una falsa protección que compramos cuando nos identificamos con él incluso considerándonos eso lo que somos. Al vivir experiencias como las que se viven con enteógenos o entactógenos donde podemos experimentar que somos inocentes más allá de todo, que somos infinitamente amados por la existencia y podemos permitirnos recibir constantemente ese amor y que podemos confiar plenamente en la vida porque todo está guiado por una inteligencia amorosa que va más allá de nuestras interpretaciones entonces es cuando tenemos la posibilidad de desprotegernos al sentirnos a salvo para «dejarnos caer», «dejarnos llevar», «rendirnos» , «confiar», «entregarnos»… al suceder. Eso no significa entregarnos a un patrón concreto en el sentido a veces autodestructivo de «dejarnos llevar» sino que es algo más profundo y que implica un discernimiento y un abrazo de paz interno.

La mente egoica necesita ser abrazada y desoída a la vez cuando trata de decirnos algo con violencia porque eso es lo que aprendió que era lo correcto para que todo «vaya bien».
Fue creada por «Nosotros-Uno» en el sentido más metafisico de la palabra, estando a nuestro servicio pidiéndole que no le estuviera cuando decicieramos creer en la guerra. Cuando el propósito prioritario interno cambia y la guerra con Todo deja de tener sentido todo se empieza a reordenar y a la vez puedes permitirte estar en desacuerdo cuando quieras estarlo pero ya no quedas atrapado en ello y si quedas atrapado con amabilidad te liberas en el permiso profundo y la consciencia de que estás a salvo más alla de que creas o incluso sientas que no lo estás.

La «mente egoica» se va a reeducando de manera natural cuando depositamos toda nuestra confianza en el amor y desconfiamos de la desconfianza existencial y en nuestro ser que antes habiamos contratado como nuestro guardia de seguridad. No podemos desidentificarnos de aquello que rechazamos y tampoco se trata de tratar ahora de dejar de rechazarlo y rechazarnos por rechazarlo sino de abrazar todo eso con suave permiso interno. Necesitamos la mente para algunas cosas en esta experiencia como conducir un coche , en otras temas más profundos como el amor y la existencia la mente no es la más apta para informarnos pero una vez se va entregando esa mente con los pensamientos y emociones al amor se va volviendo por momentos arte, se va fluidificando y poniéndose al servicio de la Unidad del Amor.

Nos enfadamos con nosotros mismos porque nos exigimos saber que tener que hacer con el ego o la mente y en realidad no se nos pide que sepamos, si no sabes, no sabes, entregalo al que sabe que esta en ti eres tu a la vez, entregalo al Amor, no es un acto de irresponsabilidad, es el acto de mayor responsabilidad, dejarlo todo en manos del amor y estar atentos a cuando nos llama para actuar a través nuestra, en realidad no hay que hacer nada y todo se hace a través nuestra. Nada ocurre solo por ti y nada ocurre sin ti.

La mente egoica no sabe que no sabe y por eso cree que sabe, simplemente al entrar en armonía con ese no-saber y dejar de comprar el «falso saber» de las interpretaciones con el que muchas veces nos dañamos es que la paz va llegando. Si la mente egoica no sabe que no sabe dice las cosas porque cree que es lo «mejor para ti» aunque sean voces punitivas. Pero si no sabe es ignorante y si no sabe es inocente . Pero si no sabe es ignorante y si no sabe es inocente, incluso la noción y sentimiento de culpa son inocentes. ¿Qué fuerte no? La culpa es inocente .

Solo la locura nos daña cuando la creemos, cuando discutimos con ella y nos defendemos, para que vas a matar algo como el «ego» que no existe, ¿no lo harías así real y experimentarías el daño?, solo si abrazas a esa niñ@ sin forma que es la fragmentada mente egoica( esa vibracion que parece sonido, que habla y se vive huérfana) y a la vez sonries con ternura ante sus disparates es que todo se reordena adentro nuestra, solo si abrazas con inocencia a ese ego que que crees indigno ser de amado, ese que no encuentras razón para abrazar con compasión y que parece darte todas las razones para odiarlo y que algunas corrientes espirituales se convierten en sus peores fiscales y condenan a muerte. Absolución total es la disolución en el amor que tanto buscas, no la alacanzarás rehuyendo lo que odias sino convirtiéndote en el hogar pleno donde todo lo no-amado puede llegar a descansar en ti y fundirse de nuevo el Amor donde todo esta a salvo y en gozo.

Sergio Sanz Navarro

El teléfono de más abajo no está escrito aleatoriamente. Tiene un sentido o parece tenerlo: 2 – 1 – 0 – 1 – 2 pero para qué explicarlo si lo podemos dejar en un amable «no sé» , además, mas que llamar, lo que se nos pide es atender la llamada del Amor que ya está en nosotros. Esa es la verdadera Comunicación que recibimos y compartimos con el

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *